lunes, noviembre 28, 2005

Autismo y falsedad del relativismo cultural

El posmodernismo es una mezcla de neomarxismo, constructivismo, desconstruccionismo y subjetivismo. Aunque no existe un paradigma dominante entre estas tendencias, todas comparten el desprecio por la razón y la ciencia y concuerdan en la tesis relativista que asevera que no existen verdades universales sino relativas al individuo o acuerdos intersubjetivos dentro de grupos sociales.

Afirma que no existen verdades universales pero a la vez pretende la universalidad de dicha aseveración. Asegura que las ciencias son unas construcciones sociales que no se distinguen de otras narraciones, e inmediatamente se trepa a un contradictorio plano de superioridad que proyecta como trasculturalmente “verdadero”, superior a cualquier mito. A pesar de las claras diferencias epistemológicas entre las ciencias y las tecnologías, el relativismo las ubica en un impreciso campo que llama tecnociencias, término que responde más a sus intereses que a la realidad. Calcando el discurso de moda en las universidades norteamericanas y francesas, tiene la desfachatez de acusar a los científicos vernáculos de ser funcionales al imperio, sin mostrar siquiera un burdo bosquejo de prueba.

Impulsado por una suerte de paranoia neomarxista, el relativismo cultural equipara lo externo con el enemigo y se cierra en un exacerbado regionalismo en el que únicamente lo local es bueno y seguro. De esta manera es posible empezar a comprender el nazismo de Martín Heidegger y el apoyo de Michel Foucault a todas las corrientes autoritarias de su época. No podría decirse que los valores del relativismo “atrasen”, como a veces se afirma, respecto de los que componen el ethos mertoniano de la ciencia, pero sí que son incompatibles.

3 comentarios:

Anónima dijo...

El marxismo es un análisis bastante racional de la realidad. No dudo que los neo marxistas sean como dices, la verdad es que no he leido nada neomarxista, pero se me hace cuesta arriba que puedan autodenominarase algo que incluya la palabra marxismo y despreciar la razón. Cosas veredes Sancho...

Claudio Uribe dijo...

Aunque lo prefiera a cualquier expresión de derecha o incluso a cualquiera de centro derecha, me parece que el marxismo comete algunos errores.

El que más me molesta es su obstinada propuesta de la dialéctica como único motor de la historia y la creencia de que el conflicto es fuente de todo cambio, cuando hay evidencias de que no es así. Y no es que la "unidad de opuestos" no genere cambios, porque si lo hace, pero no es la única razón por la cual las cosas cambian.

Respecto del neo-marxismo busca cosas sobre la "Teoría Crítica", Habermas, Adorno, etc. y me comentas.

rodrigo dijo...

Pues, lo interesante es que una de las principales críticas (si no la más demoledora)a estos chantas posmodernos proviene de la izquierda. Tanto de la no marxista (ver por ejemplo, Imposturas Intelectuales de Sokal y Bricmont), como de la marxista (Pablo Rieznik, Michel Sauval, etc)
Te dejo un link con material interesante al respecto.
Saludos.
http://www.sauval.com/articulos/sokal2.htm